lunes, 26 de noviembre de 2012

Roland Garros, un piloto aficionado al tenis.

Cuando se pregunta por el piloto más famoso de la Primera Guerra Mundial, todo el mundo cita al Barón Rojo, pero hay un piloto mucho más nombrado, aunque rara vez se hace por su faceta de aviador, éste es Roland Garros.

Nació en Saint-Denis el 6 de octubre 1888 y su principal hazaña fue la primera travesía del Mediterráneo en 1913.

Su gran aportación, ya durante la guerra, fue la invención de un sistema para poder disparar la ametralladora del avión en vuelo. Hasta ese momento, la posición del armamento en las aeronaves provocaba que los disparos impactasen en la hélice y hubiese que cambiarla casi cada vuelo. El sistema que inventó el piloto francés era sencillo, simplemente consistía en reforzar con placas de acero la parte de la hélice que interfería en la línea de tiro. A mitad de la contienda, Garros fue capturado con su aparato y el sistema fue copiado por los alemanes y posteriormente mejorado por el ingeniero Anthony Fokker quien sincronizó el disparo con el paso de las palas de forma que la ráfaga se interrumpía cuando éstas atravesaban la línea de fuego.

Cuando logró huir, se reincorporó a su escuadrilla donde estuvo volando hasta que el 5 de octubre de 1918 fue derribado durante un combate aéreo en Las Ardenas y murió. 

El piloto francés consiguió cuatro victorias, por lo que no llegó a ser considerado un As, pero pasó a la posteridad porque se le puso su nombre al estadio de París donde se celebra anualmente uno de los Open de tenis más prestigiosos del circuito internacional de la ATP.

Resulta curioso, que siendo como fue uno de los grandes de la Aviación, haya pasado a la historia por su afición a un deporte en el que nunca destacó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario