miércoles, 25 de febrero de 2015

Boeing KC-97L Stratotanker, una gasolinera volante para repostar cazas en vuelo.

Boeing KC-97L Stratotanker
Curiosa cabina inspirada en las fortalezas volantes de la Segunda Guerra Mundial, de las que conserva el puesto de la ametralladora de morro.
El Boeing KC-97L Stratotanker no es un avión bonito, pero a mí me gusta; es un avión "diferente". Recuerdo verlo cada día durante los años que estuve destinado en la Base Aérea de Cuatro Vientos. Hacía años que esta curiosa máquina había dejado de volar, y estaba expuesto en la explanada exterior del Museo del Aire. Me llamaba la atención su cabina tan redonda y su sección tan curiosa, como de dos fuselajes montados uno sobre otro; más tarde supe que se llamaba de doble burbuja. También me extrañó ver que además de sus cuatro motores de pistón, tenía dos reactores, algo que me pareció un invento fruto de alguna mente trasnochada; después descubrí el motivo de lo que parecía un experimento de película de ciencia ficción.

El Stratotanker es una evolución del Boeing C-97 Stratofreighter, un avión militar de transporte de mediados de los 40 y que a su vez era una evolución del Boeing B-29 Superfortress, al que básicamente se le habían puesto motores más potentes y superpuesto un segundo fuselaje para aumentar su capacidad de carga; de ahí la extraña configuración de "doble burbuja".
Boeing KC-97L Stratotanker
Llamativo el fuselaje de dos cuerpos, llamado de doble burbuja.
Cuando acabó la Segunda Guerra Mundial, se retomaron los intentos de realizar repostajes en vuelo; fruto de estos experimentos, se añadió al citado C-97 una pértiga posterior con la que suministrar combustible a otros aviones, el llamado sistema "Boom" (algún día hablaré sobre estos sistemas). Así nació el Stratotanker, del que curiosamente se terminaron construyendo más unidades que del original Stratofreighter, convirtiéndose en el principal modelo de repostaje en vuelo del Ejército de los Estados Unidos desde 1951 hasta que en 1976 empezó a ser sustituido por el más moderno Boeing KC-135.
Boeing KC-97L Stratotanker
En esta imagen puede verse el tamaño considerable de este avión y el sistema de repostaje en vuelo con la pértiga en la parte posterior.
El KC-97, tenía cuatro motores Pratt&Whitney radiales de 3500 caballos cada uno, suficientes para hacer volar el aparato con su peso máximo al despegue de casi 80 toneladas. Con la llegada de los cazas de reacción, la maniobra de repostaje en vuelo requería que el avión nodriza fuera capaz de mantener una velocidad de crucero elevada para que los aviones repostados no corrieran el riesgo de entrar en pérdida. Y así surgió la versión KC-97L, a la que para solucionar este problema se habían añadido dos turborreactores General Electric de 2359 kg de empuje cada uno.
Boeing KC-97L Stratotanker
Los dos motores de pistón del lado izquierdo, más el turborreactor adicional que se agregó a la versión KC-97L.
El Ejército del Aire adquirió en 1972 tres aparatos para reabastecer a los F-4 Phantom del Ala 12 de Torrejón de Ardoz. La complejidad del mantenimiento de unos aviones que tenían más de veinte años, y la entrada en servicio del C-130 Hércules que podía adaptarse para esta misma función de reabastecimiento en vuelo, hizo que los Stratotanker "españoles" se dieran de baja en 1976, sólo 4 años más tarde de su entrada en servicio. 

Una de estas unidades es la expuesta  en el Museo del Aire. Según he investigado, otro fue durante un tiempo utilizado como cafetería en Tarancón (Albacete) y posteriormente trasladado a una discoteca en San Cugat (Barcelona). El tercero, está en un solar al lado de esa misma discoteca en estado de semiabandono. Hubo otros dos, que nunca volaron y que se trajeron para extraer recambios. Uno de ellos, se habilitó como cafetería en Sotillo de la Adrada (Albacete) hasta que fue destruido por un incendio en 1985. El otro se desguazó cuando se dieron de baja los aviones que estaban en vuelo. Si alguien pudiera aportar fotos o información sobre estos aparatos me haría mucha ilusión ya que me parece una historia muy interesante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario