lunes, 16 de diciembre de 2013

Casa C-212 Aviocar, el avión de transporte español de mayor éxito.

El 212 Aviocar representa el gran triunfo de la empresa española Construcciones Aeronáuticas S.A. (CASA) y, a mayor escala, el de la aviación de nuestro país. Ha resultado, con mucho, el producto más exportable. Desde su creación, en 1970, hasta el día de hoy más de 90 operadores de dentro y fuera de nuestras fronteras han contado con los servicios del 212 Aviocar.

Avión de transporte ligero apto tanto para usos civiles como militares, el CASA 212 nació como encargo de las Fuerzas Aéreas españolas, que precisaban un aparato ligero, moderno, versátil, fácil de maniobrar y de bajo coste. El resultado cumplió con creces estos requisitos. Ya desde el principio, el 212 hacía gala de un fuselaje robusto, que presentaba una gran resistencia a condiciones atmosféricas adversas y aterrizajes forzosos.

El compartimento de carga admite 3000 kg de peso o 18 pasajeros con equipaje incluido. El total de armamento que puede transportar son 500 kg en dos anclajes. Entre sus especificaciones destaca la situación de sus alas, fijas en la parte superior del cuerpo, lo que facilita su maniobrabilidad en pistas irregulares y terrenos muy dificultosos. Su diseño permite asimismo una gran rapidez de carga y descarga.

Un ejemplo de la simplicidad de su diseño, es su robusto tren de aterrizaje, de tipo triciclo, que no es retráctil, algo inusual en bimotores de ese tamaño. Su robustez he tenido la oportunidad de comprobarla en muchas ocasiones; recuerdo haber bromeado llamando tomas y "desplomes" a las tomas y despegues, y es que cuando se empieza a practicar, los aterrizajes no siempre son suaves. Y ese tren aguantaba, vaya si aguantaba.

Tras diversas actualizaciones en las que se ha aumentado la potencia de los motores, actualizado la electrónica e introducido alguna pequeña mejora aerodinámica, sigue siendo una herramienta muy valiosa para gran variedad de misiones.

En España, el Ejército del Aire lo ha empleado ampliamente bajo la denominación militar T-12; desde la enseñanza, hasta el lanzamiento paracaidista, pasando por la vigilancia aduanera, búsqueda y salvamento o fotografía aérea, además de su rol principal, el transporte ligero. Puesto que durante más de 30 años se ha utilizado para realizar el curso de Transporte en la escuela de Matacán (Salamanca), son muchos los pilotos que nos hemos formado con este magnífico aparato. Personalmente, tras salir de la Academia, lo estuve volando durante casi 7 años en sus versiones preserie y serie 200, realizando casi 1.300 horas sin ningún percance reseñable. Es un avión que siempre recordaré con cariño por ser el primero que volé como piloto al mando y con el que comencé a sentir la grandeza de la Aviación. 


En la actualidad, la cadena de montaje del 212 ha sido trasladada a Indonesia, donde ya se están fabricando nuevos modelos para satisfacer los últimos pedidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario