lunes, 10 de diciembre de 2012

Max Immelmann, creador de la "Imperial".


Max Immelmann  fue un piloto alemán de la Primera Guerra Mundial. De muy joven ingresó en el Cuerpo de Cadetes, donde se preparó para la carrera militar, y tras abandonar la escuela se unió al Regimiento Eisenbahnregiment Berlín en 1911. Cursó además estudios de ingeniería mecánica en Dresde.

Al inicio de la Primera Guerra Mundial, fue asignado a la Luftstreitkräfte (después llamada Luftwaffe) y enviado para entrenarse en noviembre de 1914.

Inicialmente su base estaba ubicada en el norte de Francia y fue asignado al "Feldfliegerabteilung 10". En de junio de 1915 fue derribado por un piloto francés, pero logró aterrizar en el campo alemán. Se le condecoró por esto con la Cruz de Hierro de Segunda Clase. Luego, en 1915, se convirtió en piloto de combate, ganándose el sobrenombre de “El Águila de Lille” (Der Adler von Lille).

Immelmann dio nombre a una audaz maniobra acrobática, también conocida como Imperial. Se duda que Immelmann haya podido ejecutar la maniobra que lleva su nombre debido a las limitaciones de su avión, un Fokker monoplano. Es más probable que realizase un ascenso de máximo rendimiento con un giro brusco en la parte más alta, algo parecido a lo que hoy se denomina Chandelle.

Murió en combate sobre Sallaumines, en junio de 1916. No hay unanimidad respecto al motivo de su derribo. Algunas versiones dicen que fue obra de la artillería antiaérea, otros defienden que fue debido a un fallo en el mecanismo de sincronización de su ametralladora. La versión oficial británica es que fue derribado por un piloto del Escuadrón 25 de la Royal Flying Corps.

Cuenta en su haber con 15 victorias y pasó a la Historia por su influencia en la técnica de pilotaje de la  Aviación alemana.

1 comentario:

  1. Muy interesante la historia de Max Immelmann, aunque corta como lo fue su vida. De haber vivido más años, su legado sería mucho más impresionante, pero el hecho de conseguir ese reconocimiento en poco tiempo es más que meritorio para ponerlo entre los mejores de la historia de la aviación no solo alemana, sino también mundial por la acrobacia que lleva su apellido y que aún al día de hoy se enseña, definitivamente era un as de la 1ra Guerra Mundial pero que obtuvo poco reconocimiento a mi modo de ver. Sin embargo, su éxito perdurará por siempre.

    ResponderEliminar